La industria cosmética y su búsqueda por eliminar la huella de carbono

MegaTrends 2022

Tras años siendo de las más contaminantes a nivel global, diferentes compañías de belleza decidieron tomar medidas más sostenibles.

Han generado un sistema de puntuación de impacto ambiental, cambiando su producción, testeo y distribución para un futuro más verde. Sin embargo, los números siguen siendo altos y hay mucho por hacer.

Cada año se producen aproximadamente 120 mil millones de unidades de empaques de cosméticos en el mundo, y la mayoría son de un solo uso.

Este tipo de contenedores vacíos, de una industria que mueve billones de dólares y vive en constante crecimiento, suelen ser demasiado pequeños para el reciclaje. 

Muchos de los ingredientes usados históricamente en este rubro son contaminantes; por ejemplo, un 70% de las emisiones de carbono atribuibles a esta industria podrían eliminarse si las personas simplemente usaran contenedores recargables o reutilizables.

Otro alto porcentaje podría disminuir si la industria no presionara la biodiversidad a través de la extracción de materias primas; es una acción que no parece muy complicada pero que requiere un cambio estructural del proceso de manufactura en todas sus etapas.


Para 2030, L’Oréal Paris reducirá su huella de carbono en un 50% y contribuirá con 10 millones de euros a proyectos medioambientales.

Avon, compañía global líder en insumos de belleza y cuidado personal, se ha planteado en el mediano plazo reducir aún más su huella ambiental -que actualmente son 31% más bajas que su línea base de 2005-; y continuar el uso de energía renovable siempre que sea posible hasta llegar al 2030 para que sus operaciones sean cero emisiones.